Detalles de nuestra filosofía de vida

Siva es quien nos enseñó la filosofía tántrica, todo el Yoga que se conoce en occidente y el que aún no ha llegado de India. Así está registrado en los Tantras, textos muy antiguos donde Siva enseña a su consorte Parvati este sagrado camino. No sabemos exactamente cuando ocurrió dicha transmisión de poder y conocimiento. Según nos dicen los expertos en lingüística, historia, antropología y arqueología, el registro más antiguo que tenemos se ubica en el 9000 aC en la civilización de Merhgarh, la actual Cachemira, de donde procede la más sublime de las poesías.

El Sivaísmo es el chamanismo de India. A través de los Tantras se influyó a todas las corrientes filosóficas y religiosas de India y países limítrofes hasta la actualidad. El budismo, el jainismo, el vaisnavismo, el vedanta advaita, etc. son influenciados por el Sivaísmo. En el actual new age puedes encontrar muchas cosas que forman parte de los Tantras: cuerpos sutiles, chakras, energías, espíritus, control de la eyaculación, etc. todo eso ya fue explicado en la mas remota antigüedad por el mismo Siva. El new age recoge algunos de estos conocimientos aunque nosotros no reconocemos lo que ellos dicen pues hacen un arreglo donde aceptan y rechazan según el ego de quien escribe esos libros.

Así mismo el Tantra no tiene colores ni sabores, el Tantra es color y sabor, todo y nada al mismo tiempo. Sin dualidades, sin aceptaciones ni rechazos pues todo es sagrado en el Universo ya que todo es una emanación del Creador. Sólo nuestro ignorante ego juzga lo que esta bien y lo que esta mal. Sólo nuestro soberbio ego critica, prejuzga, justifica... creyendo que lo sabe todo cuando en realidad es como un niño pequeño que se esconde tras las faldas de su mamá ante el miedo a lo desconocido, al rechazo, al abandono o a la muerte.

Un conocimiento que tiene miles de años de experiencia, de ensayo y error, de ciencia y arte, sólo puede ser modificado y actualizado por un Maestro Iluminado. Los demás no tenemos suficiente consciencia para poder hacerlo. Aunque los actuales egos que buscan recetas milagrosas y rápidas hacen lo que les viene en gana, pero ese es su problema, no el nuestro, están en su derecho de autoengañarse. Nosotros permanecemos fieles a la Tradición Sivaíta y a sus Maestros Iluminados.

El Sivaísmo Tántrico no es un camino como los que hayas podido conocer, no tiene nada que ver, no cometas el error de comparar, te sentirás muy defraudado. No es una religión y menos aún un monoteísmo. Recuerda que el monoteísmo es una patología del ego, nadie tiene la Verdad. Dios es la proyección en lo divino del ego que lo inventó. La Verdad se encuentra en tu corazón y el único intermediario que debes superar es tu ego, tus apegos y tu ignorancia.

Siva no es un dios, es la Verdad que te será revelada cuando el silencio interior emerja desde lo más profundo de tu Ser. El Sivaísmo Tántrico o Tantra Sivaíta es el camino, la revolución, la alquimia suprema, que te ayudará a conocer ese silencio. Quien se haya entregado con coraje y humildad a cualquiera de nuestras meditaciones, ya sabe qué es el Tantra. Nadie con certificados, teorías o dogmas podrá decirte qué es o no Tantra.

El Tantra no se aprende en los libros, es una actitud en la vida, es la ecuanimidad que se instaura en ti después de meditar. No es algo aparente, exterior. Es la valentía que te ayuda a salvarte de ti mismo. Siva, el principio masculino, es la conciencia, omniscente y omnipotente. Sakti, el principio femenino, es la energía, el camino que seguimos para llegar a Siva. No puede existir el uno sin el otro, un viaje interior no exterior. La dualidad es un absurdo existencial y cosmológico aunque de la dualidad partimos, de la ignorancia.

Dogmas, certificados, títulos, rituales externos son el camino perfecto para llegar a la idolatría, el fundamentalismo, la esquizofrenia -ruptura del ego-, y la psicosis. El Tantra Sivaíta es un camino interno donde no nos importa para nada el mundo de las apariencias, la respetabilidad, la honorabilidad, el abolengo... Lo exterior es sólo un juego sin importancia, a veces jugamos, a veces no, pero siempre con desapego.

A veces esto puede parecer un camino ascético, otras un trance, otras una risa o un llanto, incluso una orgía, no sólo sexual sino en todos los otros sentidos. Pero nada de eso es Tantra pero al mismo tiempo todo es Tantra. Todo y nada es lo mismo para nosotros. Observa, no juzgues y serás consciente del mundo de las apariencias y al mismo tiempo quien realmente eres tú.

Ven sin prejuicios, ven sin comparar, ven a experimentar, ven a entregarte. La Verdad no se cuenta, la Verdad se revela cuando te entregas a la Vida sin represiones ni resistencias. No te enseñaremos nada que no esté en ti ya, sólo te enseñaremos un camino para que puedas reconocerte.